Baraja Cartas "Objetos de Deseo" (Código: BA1)

"Objetos de Deseo" es una re lectura de la imagen pornográfica. El cuerpo se reduce a detalles relacionados con el sexo y el deseo (genitales, ano y el pecho femenino) vistos a través de una mirada desprovista de carga sexual.El objetivo de esta serie es crear una paradoja visual: imágenes sexualmente explícitas que no pretenden provocar excitación sexual al receptor, es un ataque al pudor.

 

Rodrigo van Zeller
 
 

Todos somos Jokers

Rodrigo Van Zeller utiliza la baraja de cartas de póquer como medio para exponernos dos aspectos de las relaciones del ser humano con la sexualidad: el orificio y el cuerpo.

Sobre el orificio.

El semiólogo ruso Mijaíl Bajtín, en sus estudios sobre la cultura popular en la Edad Media y el Renacimiento, nos define el “cuerpo canónico” como un cuerpo impenetrable que oculta sus funciones corporales y que cierra todos sus orificios, en oposición al “cuerpo grotesco”, abierto, vivo y cambiante.  Orificios que son presentados desde el as, y la numeración continua, en unos planos muy cercanos, asociados en sus formas a los diferentes palos de la baraja. Orificios que hacen humana a la persona en su ciclo vital. La boca (as), ingiere el sustento y ofrece el beso. La teta (picas) como fuente de vida: la del primer alimento. La polla (trébol) y el coño (diamante) como continuadores de la especie, y con la boca y el culo (corazón), orificios de placeres sexuales y secretores.

Sobre el cuerpo.

En el “cuerpo canónico” se basa el esfuerzo vano de unos por mantener algo que es efímero y sólo real en el mundo del Arte y la Publicidad. Un aspecto que ha dado origen a una tendencia contradictoria: la cultura del cuerpo idealizado. Como oposición a esa tendencia el autor reivindica en el resto de la baraja el “cuerpo grotesco”, en una asociación que en sí misma contiene otra personal creatividad: las J, los sirvientes en nalgas, las Reinas como embarazadas y los Reyes con sus penes en erección.

Temáticas, las de los orificios y las del cuerpo, sin concesiones a la duda de lo que se muestra, pero también de cómo se quiere mostrar. La mirada de este autor acostumbra a tratar los temas de sexo de manera explícita, pero en este trabajo difiere en su sentido formal. La luz y la forma crean una fusión que expone, en un mismo plano y de manera simultánea, una visión “canónica” de unos aspectos del cuerpo “grotesco”. A través de la estética del medio fotográfico invierte los valores y nos expone ante unos “objetos del deseo” que incitan a su vez a la contemplación y a su posesión. 

Reivindicar lo “grotesco” desde lo “canónico” es apostar por el juego. Rodrigo Van Zeller nos seduce a través de ese juego de conceptos. Al igual que en una apuesta, en la seducción existe una estrategia previa que el autor ha sabido confeccionar a través del lenguaje visual. 

En el póquer el azar se pueda manejar, pero en la vida el azar interviene de manera libre y se acomoda a la dualidad de nuestra sexualidad más íntima, quizá desconocida, como nos lo recuerdan los Jokers de la baraja.

   

 Llorenç Raich Muñoz

                         Objetos del Deseo: Polla, Culo, Coño, Teta

 " El pudor es una quimera, único resultado de las costumbres y de la educación. Es, lo que se dice, un hábito. "                                                                    

                                                       Marqués de Sade

 

                         

Precio: 10.00 EUR
Incl. 21 % IMPUESTO
Cantidad:
Copyright MAXXmarketing Webdesigner GmbH